Manifiesto Ciudad Consciente

 

En el esfuerzo común por impulsar la naturaleza y su forma natural de entender las cosas queremos actuar sobre nuestro territorio como un espacio fértil imitando sus principios más saludables. En un modelo elemental de contacto con nuestro origen que se ha visto interpuesto por un espacio intensivo de convivencia, carente del medio natural en ciudades injustas, plagadas de personas aceleradas, falta de accesibilidad a productores locales, para sentirse hipnotizados por aquello que solo los grandes saben y nos inducen a pensar que es lo cierto. Una imposición a nuestra infinita diversidad, singularidad y libertad individual.

 

Mantenemos el compromiso con la originalidad, el ingenio y la innovación creando comunidades de creadores que consideran que HACER es la forma más auténtica de producción y mejoramiento de nuestra colectividad. Si queremos algo que nunca hemos tenido, tenemos que hacer algo que nunca hemos hecho. No esperamos a nadie que nos salve sino aquello que damos el poder para ser traído.

 

Para mejorar nuestra ciudad y territorio participamos de una plataforma de acción social organizada que permite crear sinergias de apoyo a proyectos de impacto social. Una actividad propositiva para reformular el sueño colectivo de las cosas que nos unen y de lo que podemos imaginar como posible por muy elevadas que sean las virtudes a desarrollar. Las propuestas nos mantendrán despiertos, alerta y conscientes en el mejoramiento como personas. Como participantes de este sueño estamos unidos por el instinto de lo supremo, la propia sabiduría interna que nos permite aprender por proyectos y la cooperación como comunidades de intenciones.

 

La protección social está en entredicho cuando las causas principales de infelicidad pueden ser los propios estamentos que sustentan las medicinas, el hábitat insatisfactorio que se promueve, las leyes que se han convertido en un reino infranqueable de compartimentos monopolísticos al propio sector que lo gestiona. Un sistema de prebendas o círculos de favores que se hacen invisibles, que deslegitiman cualquier emprendimiento por sus escasas posibilidades de romper los círculos de intereses, poder o intercambios creados.

 

Como plataforma experimental proponemos herramientas colaborativas, compartidas, de mejoramiento personal, de impacto social innovadoras que permiten crear una ciudad más consciente de la realidad que contribuya a eliminar barreras y optimizar recursos a través de la iniciativa, alternativas y diversidad.

 

Optimizando recursos, dando oportunidades a proyectos mínimos viables, trabajando en contacto con otras organizaciones, investigando e innovando, colaborando, sensibilizando y diseñando proyectos por acciones tendremos más oportunidades y sinergias para cambiar las cosas que no nos gustan.

 

La ciudad consciente es la conexión con el ahora. Despertamos nuestro potencial creativo y descubrimos esa parte de nosotros que desconocemos como un permiso para ser extraordinario, para dejar de conformarse con la media, para descubrir aquello que importa, para elegir el curso de nuestra vida…

 

Por eso y por tantas otras cosas que de manera individual pensamos contribuimos a través de una plataforma que nos permita poner en valor:

 

1.-Una ciudad más verde y ecológica que permita la colaboración de los ciudadanos y entidades para mejorar la accesibilidad, logística, infraestructura y recursos como reflejo de nuestro origen físico y mental en la naturaleza.

 

2.- La importancia de colaborar antes que competir. Impulsar una economía colaborativa basada en generar y atraer talento, innovación, diversidad, compartir y colaborar optimizando recursos. Los valores esenciales en este modelo están basados en la economía de responsabilidad social consciente que nos permite participar más activamente con el tejido asociativo, universitario, los visitantes a la ciudad, la administración pública, el emprendedor y el mercado.

 

3.-Que nuestros mayores sean el eje sustancial de nuestros avances y que puedan ser partícipes de nuestro progreso. Ellos han contribuido por sus largos años de trabajo a ser más que útiles y ahora pueden ser aún más en colaboración con las nuevas generaciones y su experiencia.

 

4.-La Salud con una nueva formulación integrativa entre las corrientes pasadas y las nuevas modalidades terapéuticas que permitan aplicar con seguridad hábitos preventivos,complementarios y sustitutivos al sistema actual desde un posicionamiento constructivo e igualitario. Propuesta de una memoria de ensayos clínicos que puedan equipararse como alternativas al actual sistema no completamente saludable que en el ámbito mental y en los mayores está creando efectos irreversibles.

 

5.-Entendemos el aprendizaje vinculado a la práctica del proyecto. Este brota de manera natural y se ha encapsulado de manera interesada en los sistemas educativos basados en el libro y espacios cerrados, poco versátiles o trasdisciplinares. La naturaleza del proyecto es algo colectivo y colaborativo que implica un objetivo medible, comprobable, que motiva por su pedagogía y genera alto esfuerzo en los participantes creando un eje de imitación altamente productivo. Generar una nueva cultura del proyecto implica a todos los sectores sociales a ser más efectivos y al mismo tiempo desarrollar las fases experimentales en modo de talleres multidisciplinares y validación de aptitudes por portafolio de realizaciones.

 

6.-La cultura basada en el disfrute del proyecto para seguir nuestras pasiones y sueños mientras difundimos la buena voluntad y alegría en la ciudad como laboratorio experimental.

 

7.-La arquitectura y el urbanismo deja una huella irreversible no solo en la naturaleza sino en la salud de los usuarios. La formación, la reglamentación y su aplicación por organismos públicos se ha convertido en un círculo irreversible que hacen de los proyectos una suerte adversa a los intereses de los usuarios. El eje de nuevas dinámicas basadas en planes estratégicos, micro-urbanismo con el binomio plazas-parques y el impulso al debate innovador propositivo representan algo necesario como inicio de reformas de mayor calado.

 

8.-Los estudios del caso de singularidades y problemas permitirían documentar objetos de propuestas de solución. Para ello proponemos un centro de recogida de enunciados de problemas de nuestra ciudad. El desamparo de pocos delata un problema argumental de todos. Proponer resolver algo implica un trabajo previo de información, investigación y propuestas.

 

9.-Las sinergias entre ciudades deben ser lazos que se abran de manera espontánea por la iniciativa privada. Las experiencias de otros sirven para mejorar las ciudades del mañana a través de una red de ciudades conscientes que den entrada al mejoramiento personal y la optimización de recursos útiles.

 

10.- Las ciudades del mañana serán prosperas si hoy hacemos planes estratégicos por consenso de fuerzas sociales y políticas. Un debate de mayor alcance que los periodos electorales y las propias formulaciones políticas o tecnócratas coordinando por consenso las diversas administraciones e impedimentos que impiden sus objetivos. Los ciudadanos tenemos derecho a una información exhaustiva, publica, por costes efectivo de unidades administrativas que permitan una política transparente de recursos y los propios soportes de sus pagos en cada uno de sus fraccionamientos. Optimizar estos recursos públicos de manera eficiente es tarea de todos y permite mejorar la calidad de los asuntos ciudadanos.

 

11.-Es necesario democratizar estamentos anclados en formas pretéritas que adquieren grados monopolísticos e injustos. Son aspectos intocables, infranqueables que necesita de una formulación técnica-jurídica para su actuación.

 

12.- La ciudad integrada que permitan su independencia y autodeterminación asumiendo mayor grado de competencias en coordinación con estructuras y engranajes administrativos superiores.

 

13.- Nuestra promesa de estar abiert@s a cosas nuevas, siempre permanecer curios@s y explorar el mundo como una iniciativa que nace para reformular qué es la prosperidad. Nos unimos a la acción para compartir innovaciones y nuevas perspectivas de enriquecimiento social desde el ámbito propositivo. Hacemos llamamiento para crear una red internacional de ciudades conscientes donde participen activamente líderes de la industria progresista, visionari@s e innovador@s para el bien común.

 

Si quieres suscribir el manifiesto y mantenerte en contacto: